lupa

Pepe Marchena

Pepe Marchena

Cantaor hábil e inteligente que supo granjearse una legión de seguidores.

José Tejada Martín nació el 4 de   Mayo   de   1.903 en Marchena (Sevilla),  en la casa nº 4 de la calle Jesús, la misma que desde 1.952 lleva    su nombre artístico. Hijo de campesinos, en su infancia fue zagal borriquero, tarbernero y aprendiz de herrero,   trabajos    que alternaban con su dedicación a cantar por las noches en las ventas y tabernas de la comarca, pasando luego la bandeja.

Después de ganar en 1.916 un concurso celebrado   en   Fuentes  de Andalucía, se hizo profesional del cante, rerriendo varios pueblos y ciudades de la provincia sevillana.   Con  catorce  años debutó en el Café La Lipa de Badajoz , alternando con Teresita España. En Sevilla lo hizo en el Café   Novedades  cobrando cinco duros diarios, y en Córdoba se presentó por primera vez en el cine Ramírez, junto a Luisa   Esteso y Amalia de Isaura.  El Niño  de Marchena,  como  se  le  anunciaba   por  aquellos   años,   constituyó   una auténtica revelación   en   su   arte, y el cantaor Rafael Pareja lo recomendó para actuar en Madrid, lo que hizo en 1.921, alternando con   El   Canario  del Colmenar y la Lavandera, en el merendero de Casa Juan, sito en la Bombilla. Obtuvo un gran éxito y al año siguiente  el empresario   Carceller   lo   contrató   para cantar en el teatro de la Latina, con un sueldo de doscientas   pesetas por   noche.  Seguidamente grabó su primer disco y tomó parte en la comedia   lírica   “Málaga ciudad  bravía”,   acompañado a la guitarra por Ramón Montoya. En Junio del mismo año   con   motivo de la visita a Madrid de los reyes de Italia, cantó ante ellos en el Palacio de Liria,  en compañía de Chacón,   Escacena,   Pastora Imperio  y la  Niña de Los Peines. A partir de entonces se sucedieron sus actuaciones  por toda   España, en las que hay que  destacar la que tuvo lugar en Sevilla, en 1,925, con   motivo   de   la  inauguración   del   Hotel Alfonso XIII.   En   esta ocasión y bajo la presencia de  los   Infantes   Don   Carlos   y   Doña   Luisa,   Marchena  alternó con Chacón, Ramón Montoya, Currito   de  la Jeroma, Kuisa Requejo y otros destacados intérpretes, ganado ese año el III Concurso del Teatro Pavón en Madrid.

En 1.926 se incorporó a un elenco, en el que figuraban Chacón, Escacena, Manolo Pavón, El Chato de las Ventas, Centeno y Perico el del Lunar, con quienes recorrió diversas capitales y  ciudades   durante   el verano.   En   Septiembre   reapareció   en Madrid, en el Teatro Fuencarral, alternando con Chacón. Luego participó en continuos espectáculos en   giras   por   diversos   lugares, alternando   con  otros de flamenco escenificado,  como “la Copla Andaluza” y “el Valle de la pena”, representados en los   teatros   Pavón   y Maravillas de Madrid, respectivamente. Marchena  se convirtió   así   en   el primer   cantaor-actor   de   la Historia. Su fama fue creciendo y el día 10 de Abril   de   1.934,   en   el   Teatro  Rosalía de Castro, de La Coruña, ofreció por primera vez un concierto de cante flamenco,  con   Ramón   Montoya a la guitarra.. El  mismo año participó en un concierto de   motivos   andaluces   celebrado en el cine Capitol de Madrid. En 1.935 estrenó el sainete “Consuelo  la Trianera”, en el teatro Cervantes madrileño, con Ramón Montoya y Jacinto Almadén y la actriz María   Fernanda Gascón, y a continuación intervino en la película “Fernanda de mis amores”.
 
En 1.936, meses antes   de   la   guerra civil, estrenó una versión flamenca de “Cancionera”, la famosa obra de los hermanos Alvarez Quintero. El 18 de Julio, el inicio de la guerra, le sorprendió en Cartagena y pasó los años de la contienda entre Murcia, Linares, La Carolina y Jaén.

La primera etapa   de   la   vida   de   Pepe  Marchena, tan intensa como positiva en cuanto a éxitos, ya significaría por sí sola un hito en el devenir del   arte   flamenco, pero su trayectoria posterior fue, si cabe, todavía   mas   elocuentemente   triunfal   en   algunos   aspectos,   entre   ellos su atención, especialmente discográfica, a los estilos básicos.

Pero   desde su integración en los primeros puestos  del escalafón flamenco, los esquemas artísticos de Pepe Marchena se decantaron hacia la originalidad,  y   conforme se fue afianzando en un lugar preferente de los carteles,  puso en marcha el desarrollo de sus evoluciones   artísticas, que el público le aplaudía con auténtico entusiasmo.

Se puede decir  que   en   1.936,   veinte   años   después   de   su profesionalización, tenía configurada totalmente su personalidad   artística   y   había   creado  escuela. Aquel niño cantaor de las tabernas de su ciudad natal se había transfigurado en uno de los mitos   más definido de un arte milenario. Por otra parte, el teatro flamenco de la época,  que contaba con  una   favorable acogida popular, tuvo en Pepe Marchena su intérprete principal. Su nombre destacado   en   los   carteles era el mejor reclamo para toda comedia de ambiente andaluz, mientras sus discos difundían   por   toda   España   sus   creaciones   flamencas   en  un constante proceso de evolución de sus arte.

En la Segunda etapa de su vida artística y   coincidiendo   con el   final de la guerra civil, se estrenaron dos peliculas protagonizadas por Pepe Marchena: “La Dolores” y   “Martingala”,  produciéndose en 1.943 la vuelta a los teatros, con la versión  folklórica   “La   encontré   en   la   Serranía,   comedia con la que se presentó en el teatro Fontalba, de Madrid,  el   6   de  Julio de 1.944, obteniendo un extraordinario éxito de público. En el mismo teatro interpretó después   “El   alma de  la Copla” y repuso la “Copla andaluza”, obras de Quintero y Guillén.  Durante  1.945   encabezó   la   compañía   del   empresario Juan Arana, con Vallejo, Canaleja de Puerto Real, Pepe  Aznalcoyar, Ramón Montoya y Niño Ricardo. En Noviembre del mismo año debutó en Buenos Aires, en el Teatro Avenida,   abriendo   con   Carmen   Amaya  el cartel de espectáculo “Feria de Sevilla”, que permaneció tres meses en el mismo  escenario. También   cantó en el Café Cantante El Tronío y en la emisora Radio Belgrado de la capital argentina. A continuación prosiguió su gira americana por Montevideo y Rio de Janeiro.

De regreso a España en 1.946, Pepe Marchena protagonizó  en  el   Teatro de la Comedia de Madrid el romance escenificado “Siguiriya”, con la colaboración de   Ramón   Montoya   y   Juan   Varea,   y  al año siguiente realizó una gira con su espectáculo “Pasan   las   Coplas”,   en   cuyo   elenco   figuraba   Ramón Montoya,   José   Cepero y   Rosa   Durán.   En   1.948   emprendió sus actuaciones en Barcelona, con el espectáculo   titulado   “Curro  Lucena”,   y   después   realizó   una   gira por  las Islas Canarias. En 1.951 emprende un gira por Marruecos y Argelia, y a continuación actua en la sala  Pleyel de París. En 1.952 se le tributa un homenaje en su ciudad natal rotulándose una calle con su nombre.   El   4 de   Abril de  1.953 estrenó en el Teatro de la Zarzuela madrileño el espectáculo “Entre mujeres y flores”, junto a   la   Gitana Blanca, recorriendo una vez más toda España acompañado de Canaleja de Puerto Real, con el espectáculo “Mensajeros del Cante” efectuando ese  año una demostración  de   todos  los   estilos   en   el   programa radiofónico “Cabalgata Fin de Semana”, aumentando su popularidad.   En   1.955 Pepe Marchena, junto a Juanito Maravilla y Pepe Azuaga, paseó su espectáculo pasan las coplas por todo el país,  haciéndolo  con “así canta Andalucía”. En 1.957 participa en el I Festival Nacional de Arte Folklórico Andaluz   celebrado en Barcelona, en el que actúa con Pepe Pinto, Rafael Farina, Manuel Centeno, El Malagueña,  La Niña de la Pueblay otros artistas, repitiendo en Madrid en Enero  de   1.958   y   en una   gira   por   toda   España, protagonizando este año un mano a mano con Juanito Valderrama.

En 1.960 Pepe Marchena emprende otra larga gira con   “ Así   canta   Andalucía ”,   contratándole  la empresa Circuitos Saavedra en 1.961 como primera figura del II Festival de la Canción Flamenca   en   el Circo Price de Madrid, concediendole en dicho Festival el Laurel de Oro.  En 1.961   actúa   en   Pakistán, ilustrando una conferencias del teórico Azir Balouch. En 1.962 actua con   La   Paquera,  Estrellita Castro, gracia de Triana y Melchor de Marchena, en el espectáculo “Pasan las estrellas”, en ese   año   es invitado

A Israel  en el Festival Mundial de  Arte   Popular.   En 1.963   aparece   con   su   grabación   “Memorias Antológicas del Cante Flamenco”, “ Alarde   Flamenco ”   en   1.964   y   “ Así canta Andalucía en 1.966, restringiendo sus actuaciones pero cabe destacar las actuaciones en Sevilla   y   Marchena   en  1.970 con motivo del I Festival de Cante Flamenco y de la IV Fiesta de la Guitarra.

Con motivo de sus bodas de oro en el cante, en 1.076 se le rindió un homenaje en su tierra, consistente en un festival. En noviembre, ya gravemente enfermo de cáncer, se le   concedió   la Medalla   de   Oro de Marchena, y Juanito Valderrama organizó un Festival en su   beneficio   en   el   Teatro   Alcalá  Palace de Madrid, con la intervención de numerosas figuras del flamenco. A  agravarse   su   estado   de   salud   fue trasladado a Sevilla, donde fallece el 4 de Diciembre. En 1.986 se   erigió en Marchena un monumento en su honor, obra de Rafael Armenta.

El secreto a voces de Pepe Marchena, el quid de su personalidad, estriba en motivaciones más íntimas. Por una parte, se encontró con unas escuelas cantaoras definidas que contaban con artífices magistrales; y por otra, con la necesidad de afrontar la captación de un público más   amplio y mas eterogeneo que el del Café Cantante, al que había que llegar con originalidad y carisma, con   nuevos rumbos flamencos. Así, al comprobar como se le   entregaban   los auditorios   cada vez   que   se   templaba por fandangos, optó por perfeccionarse y crear su propio cante flamenco.

De ahí que Pepe Marchena apoyado en las   condiciones  de su voz, haya sido el artísta más sutil y con mayor   amplitud   estilística   y   melódica de   la  música flamenca. Con él se enriqueció el cante desde el fandango artístico-palo  que definió perfectamente- hasta los   cantes   de   Ida   y   Vuelta,  pasando por la creación de la Colombiana y sus versiones de los cantes levantinos en toda su  amplia gama,   sin   olvidar sus peculiares concepciones de los cantes básicos, ni su originalidad en  el  aflamencamiento de canciones Folklóricas andaluzas.

Además de cantaor de excepción, Pepe Marchena ha  sido  el   andaluz   de todos los tiempos que más veces ha cantado, dada su intensa y larga trayectoria artística.

Productos relacionados

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.