lupa
Tonas

Tonas

Toná proviene del término español tonada, que es decir cantable o fragmento melódico.
Toná proviene del término español tonada, que es decir cantable o fragmento melódico. Parece que muchas de estas tonadas, tonás en andaluz, provienen de antiguos romances; son partes desgajadas de los mismos, que se conservan en la memoria del pueblo. Por esto no existe un modelo específico de toná, más bien una larga serie de tonadas distintas, muchas de las cuales se han olvidado con el paso del tiempo. Tradicionalmente se venían nombrando a cada una de estas tonás, bien con el nombre de quien la divulgó, bien con una palabra central en el sentido del verso. Así se habla de la Toná del Cerrojo, la Toná de los Pajaritos o la Toná del Cristo: "Eres padre de almas / y ministro de Cristo / tronco de nuestra Santa Madre lglesia, Santa / y árbol del Paraíso". Con éste ejemplo queda clara, además, la fragmentación de obras completas, pues la estrofa ha de pertenecer a una serie que ya se ha perdido. El origen -preflamenco- de las tonás nos retrotraería en el tiempo a los años de la triste expulsión judía y árabe... Esto queda patente en los recurrentes temas religiosos, siempre haciendo hincapié en la oportuna "conversión" cristiana y rematando con juramentos ad hoc: "Y si no es verdad / que Dios me mande un castigo muy grande / si me lo quiere mandar". Hasta 1954, que se grabaron un par de ellas para la Antología de Hispavox, no existían muestras registradas de las mismas. La excepción era la Toná del Cristo, que se utilizaba a modo de coda en muchas saetas pero que los artistas no la identificaban como tal toná. Antonio Mairena hará un gran esfuerzo para sacar a la luz toda la gama que quedaba en la memoria de los mayores y darles un realce que no tenían.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.