lupa

ブログ Flamenco

カテゴリー

23

5

Aportaciones del cajón flamenco

コメントはありません

El cajón es un instrumento musical de origen afroperuano que se ha popularizado en todo el mundo gracias al flamenco, el jazz moderno y la música afro-latina-caribeña. Se tienen datos de los primeros cajones en Perú en el siglo XIX, pero hasta 2001 no fue reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación en 2001.



Cajón Flamenco Manuel Cortés, modelo Sky Blue



El instrumento nació en la costa central y norteña del Perú. El cajón fue creado por africanos llevados como esclavos al Perú durante la colonización española. Estos vieron en los cajones de madera utilizados para transportar mercadería un gran instrumento de percusión, que empleaban en sus ritos sagrados y manifestaciones artísticas. Por esta misma razón, el uso de los tambores fue prohibido por la Iglesia Católica, ya que los consideraba paganos, y durante el virreinato del Perú se prohibieron por un edicto, para evitar que los negros se comunicaran entre ellos a distancia. Todos los tambores hallados fueron quemados. 

 

Hacia 1840 aparecen las primeras referencias del cajón como instrumento musical. El músico normalmente se sienta a horcajadas sobre el cajón, quedando este entre sus rodillas. La versión moderna cuenta, además, con tres tornillos que permiten ajustar el tono. Así el percusionista consigue distintos sonidos golpeando el cajón con las palmas o las puntas de los dedos, pero a veces, incluso, se enriquece el sonido del instrumento insertando pequeños objetos metálicos en su interior. En España, por ejemplo, el cajón flamenco suele incluir tres o cuatro cuerdas metálicas para añadir resonancia. Cabe recalcar que este es uno de los pocos instrumentos musicales donde el artista se sienta sobre el cajón y este transmite el ritmo al cuerpo del cajonero.



 

Cajón flamenco Mario Cortés, World Soul

En su origen el cajón peruano se utilizó en danzas costeñas como la zamacueca y el tondero, bailes originarios de la costa centro y norte del Perú. Pero poco a poco su influencia se fue extendiendo a nivel internacional. La principal razón por la que la comunidad de música flamenca adoptó este instrumento musical fue Paco de Lucía, quien en 1977, tras una gira por Latinoamérica que incluyó Perú, lo incluyó en sus espectáculos. Con la adopción del cajón peruano con el tiempo surgieron otros percusionistas que encontraron su esencia dentro del flamenco contemporáneo.

 

Veinticinco años después desde su introducción por parte de Paco de Lucía, éste se ha convertido en un elemento irremplazable en nuestra música. La clave de tan natural integración en la cultura flamenca es que éste está a medias entre las palmas y el taconeo. Así pues, tras su adopción en nuestro país, el cajón sufrió algunas variaciones como el uso de cuerdas en el interior y el cambio en el modo de fijación de la tapa acústica a la estructura de la caja. Todo ello hizo que se terminara popularizando el término cajón flamenco o cajón español, a pesar de que los peruanos siguen reclamando el reconocimiento de sus orígenes en lo que respecta a este instrumento.

 



Cajón flamenco Mario Cortés, modelo Black&White

 

Asimismo, con el paso del tiempo el cajón también ha experimentado varias influencias en la manera de tocarse. Con su expansión a nivel mundial, no solamente los percusionistas sino también los baterías se han acercado al uso del cajón. Eso ha permitido que también se toque con otros tipos de baquetas, sobre todo con brochas de metal y plástico, e incluso con un simple pedal, transformando el cajón en percusión indirecta. Esto permite utilizarlo como un bombo de pedal, pero con la limitación de la posición inicial. En este sentido, en 2008 el italiano Ovidio Venturoso creó un sistema a pedal para tocar el cajón con las manos y con el pedal, manteniendo inalterada la posición tradicional. 


Otra novedad interesante originada a partir de su introducción en nuestro país es la creada recientemente por un músico sevillano, Daniel Galiano, quien a raíz de un accidente en una cinta transportadora de maletas donde su cajón flamenco apareció roto, se le ocurrió construir uno plegable. Este invento, fácilmente transportable, ya que se puede llevar en una maleta o mochila sin problemas, y cuyo sonido no pierde calidad, es algo que hasta ahora nunca se había planteado.

コメントする