lupa

Blog Flamenco

Categories

15

APR

La Farruca: cruzando España de Galicia a Andalucía

No reviews

Published in

Palos Guitar Singing

El flamenco es un arte que se ha internacionalizado desde Andalucía, pero el camino no ha sido siempre en ese sentido. Al tratarse de un compás popular, ha recogido de las calles toda su esencia y los diferentes palos tienen una historia que contar, acaso gitana, acaso alegre o dramática, más allá de su letra.

Este es el caso de la Farruca. Se trata de uno de los palos más recientes del flamenco y su origen lo encontramos en Galicia y Asturias. De hecho, ‘farruca’ es una palabra de origen gallego que significa ‘cante de los gallegos’. Esta forma mestiza comenzó su andadura cruzando España de punta a punta para cobrar identidad propia flamenca. Su origen se encuentra por tanto ligado al folclore del Norte de España. Los movimientos demográficos de mediados del siglo XIX hicieron que los mozos y temporeros que acudían a trabajar a Andalucía trajeran con ellos este cante. Luego, el tiempo, la adaptación y el mestizaje con músicos andaluces le proporcionó compás flamenco. Esta nueva versión, interpretada con aire de soleá, fue la que poco a poco se fue popularizando en la primera mitad del siglo XX.

Sin embargo, en nuestros días la farruca como cante no se escucha frecuentemente. Vivió sus momentos de mayor gloria de la mano de Manuel Torre (1878-1933) y posteriormente al ser interpretada con voz de falsete femenina en la obra ‘Alma de Dios’.


La música de la farruca es la única forma del flamenco que se interpreta íntegramente en modo menor. El ostinato en la introducción de guitarra está emparentado con el de los tanguillos de Cádiz y el garrotín a la par que muestra otras influencias granadinas con sus largas variaciones de guitarra con soniquete árabe. Se canta sobre una copla de 4 versos octosílabos que riman segundo y cuarto y se acompaña con guitarra y palmas.

La creación del baile de farruca se le atribuye a Francisco Mendoza Ríos ‘Faíco’ (1880-1938), contemporáneo del ya mencionado Manuel Torre. Se trata de un baile que se ejecuta en un área limitada y para su interpretación suele utilizarse el traje de corto tanto en hombres como en mujeres.

Una de las versiones más conocidas de este baile, en el que destaca el zapateado con gran cantidad de contratiempos y figuras rítmicas, es la de Antonio Gades en la película de 1963 ‘Los Tarantos’.


Write a comment