lupa

El Nino de Gloria

El Nino de Gloria

Sentido del compás, gusto y hondura fueron las magníficas virtudes de este gran cantaor.

Rafael Ramos Antúnez nació en Jerez de la Frontera (Cádiz) en 1893 y murió en Sevilla en 1954. Gitano, perteneció a familias cantaoras jerezanas de gran solera. Fue uno de los más grandes cantaores por bulerías de todos los tiempos. Sus hermanas, Luisa la Pompi y Manuela la Sorda, también cultivaron el género. El Gloria y la Pompi solían actuar juntos, siendo los principales puntos de su fama Jerez, Sevilla, Barcelona y Madrid. Se distinguieron en los géneros típicamente gitanos, siguiriyas, soleares y bulerías. Rafael el Gloria fue también un excepcional saetero y sus fandangos fueron igualmente muy considerados por su brío y su valentía. Murió como vivió, dejando por toda herencia a su hijo una cajita con chicle y tabaco que vendía por las noches en la Alameda de Sevilla.
La figura de El Niño de Gloria es una de las más auténticas, no sólo de su época, sino en la historia del flamenco. Para el fandango creó una forma muy personal y su modo y su ritmo al interpretar las bulerías de Jerez, su tierra natal, dejaron un ejemplo imperecedero de interpretación perfecta. Sentido del compás, gusto y hondura fueron las magníficas virtudes de este gran cantaor. Sus bulerías, saetas, fandangos, soleares y seguiriyas han cautivado a los aficionados y artistas de todas las épocas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.