lupa

Borrico de Jerez

Borrico de Jerez

su sobrenombre, contaba: En realidad yo no me lo puse, pues un día, cuando estaba cantando, uno de los invitados me gritó: Anda, hijo, que cantas más fuerte que un borrico!
Gregorio Manuel Fernández Vargas nació en Jerez de la Frontera en 1910 y murió en esta misma ciudad en 1983. En relación con su sobrenombre, contaba: En realidad yo no me lo puse, pues un día, cuando estaba cantando, uno de los invitados me gritó: Anda, hijo, que cantas más fuerte que un borrico! Desde entonces todos me llaman El Borrico y con este nombre me he quedado. Sus comienzos artísticos en fiestas y reuniones, los alternaba con su trabajo en el campo, hasta que decidió dedicarse plenamente al cante.
 
Su familia gitana parte del mítico seguiriyero Paco la Luz, siendo su padre el Tati y formando parte de su saga los legendarios María Borrico y Juanichi el Manijero. Esto explica su rápida formación cantaora, basada en una voz afillá. Sin embargo, Tío Gregorio no fue conocido hasta su madurez, que fue cuando llegó a participar en algunos festivales.

Realizó unas pocas actuaciones en público sin salir de su provincia, con un elenco en el que todos eran jerezanos: Paco Espinosa, El Batato, Luisa La Torrán y Lola Flores (en su iniciación artística). El Borrico fue siempre un cantaor de ventas y colmaos de su ciudad natal, con esporádicas salidas a Sevilla, donde en cierta ocasión coincidió con Pepe Pinto y Pastora Pavón, concretamente en la venta Casablanca.

En 1967, Juan de la Plata y Manuel Ríos Ruiz, convencen a El Borrico, para que intervenga, en un recital, acompañado a la guitarra por su sobrino Parrilla dc Jerez, en los Cursos Internacionales de Arte Flamenco de la Cátedra de Flamencología, causando sensación sus bulerías por soleá. El éxito obtenido, le anima a tomar parte en la Fiesta de La Bulería del mismo año, festival en cl que se le otorga la Copa Jerez. A partir de entonces, cambia su proyección artística y realiza grabaciones discográficas que le dan a conocer fuera de su tierra natal, interviniendo en algunos festivales y en ciclos de divulgación flamenca, siendo, dentro de estas actuaciones, muy significativa su participación en el celebrado en la Universidad de Granada, ilustrando una conferencia de Manuel Ríos Ruíz sobre El cante de Jerez. Tras su muerte por trombosis cerebral se celebró un festival homenaje en Sevilla y en Jerez el día 10 de Marzo 1984, se rotuló una calle con su nombre, se presentó un libro con sus memorias recogidas por José Luis Ortiz Nuevo y tuvo lugar un festival flamenco en su recuerdo, en el que tomaron parte El Sordera, Antonia La Marchena, María Soleá, Tía Anica La Piriñaca, Tía Juana la del Pipa, Rubichi, El Garbanzo, El Gordo, El Carbonero, José Luis Balao y Pepe Moreno, y otros jóvenes artistas jerezanos.

Su familia gitana parte del mítico seguiriyero Paco la Luz, siendo su padre el Tati y formando parte de su saga los legendarios María Borrico y Juanichi el Manijero. Esto explica su rápida formación cantaora, basada en una voz afillá. Sin embargo, Tío Gregorio no fue conocido hasta su madurez, que fue cuando llegó a participar en algunos festivales. Su auge coincide con el de otros artistas de su estilo, como Juan Talega. Sufrió una larga enfermedad que lo sumió en la ruina económica y le provocó la muerte, traspasando su arte a su hija, María la Burra. Posee una interesante discografía.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra política de cookies.